Todos merecen estar protegidos.

Documentos | Síguenos:    facebook    RSS

Viernes, 11 Abril 2014 17:22

Las pasiones de la razón

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

Dr. Pablo López López

(Profesor del IES Campos y Torozos, y de la E. U. de Magisterio Fray Luis de León,

y Director de la Sección de Filosofía, Educación y Cultura Clásica del Ateneo de Valladolid)

I) Razón y pasión entretejidas

La razón es apasionante. Vive de sus pasiones. Las pasiones impulsan la razón. La misma pasión humana no deja de vertebrarse con cierta racionalidad. Tanto sentido tiene hablar de las pasiones de la razón como de las razones de la pasión. Pasión y razón se entretejen en cada ser humano y en cada sociedad. Así, entretejen y vivifican la historia.

Sólo hay guerra civil entre las pasiones y la razón, cuando ésta no se comprende a sí misma ni su misión ordenadora y las pasiones se desbocan. En lugar de enfrentarse, razón y pasión deben acoger su natural y fructífera compenetración. La razón debe reconocerse pasional. Y las pasiones necesitan madurar racionalizándose. La paz interior que todos anhelamos, pasa por la paz entre nuestro ser pasional y nuestro ser racional. Los humanos somos los animales raciopasionales. Con la paz raciopasional conseguimos que nuestras pasiones sean razonables y nuestra razón apasionada.

El fuego de la pasión y la luz de la razón no se reducen ni a una materialista zoología, ni a una previsible mecanicidad. Desde su fondo espiritual, pasión y razón transcienden hasta el más deslumbrante misterio. Con sus múltiples razones a veces enfrentadas o perplejas, la razón es un misterio para sí misma. Lo es tanto o más que el misterio de las pasiones, sobre todo el de las más nobles.

Ahora bien, el misterio humano no es una obscuridad insuperable, sino una luminosidad inagotable en la que siempre podemos penetrar y ascender. Siempre es posible y necesario crecer en el conocimiento de nuestra misteriosa realidad humana, tanto en sus definitorios trazos inalterables como en su variedad y evolución históricas. La razón se conoce a sí misma y lo demás, así como la pasión siente lo otro y se siente a sí. La autoconciencia es racional y pasional. El necesario conocimiento de sí mismo y de los otros supone comprender la sorprendente dinámica raciopasional. Ésta, sin reduccionismos ni desequilibrios, transcurre entre el protagonismo parejo de razones y pasiones.

El raciopasional misterio humano no sólo no nos repele, sino que incluso nos convoca a entrar en él a fin de ir conociendo nuestra paradójica naturaleza libre. En su distintiva dimensión psíquica, la naturaleza humana es tan pasional como racional. Es una unidad raciopasional integrada en una unidad psicosomática libre. Los humanos somos y crecemos como un unitario fuego luminoso de pasión y razón, el cual se yergue sobre la cera de nuestro cuerpo. Nuestras espirituales inteligencia y pasión animan nuestra honda libertad, desarrollándonos como personas. Como ser limitado, el humano es un ser compuesto: de materia y espíritu, y en éste, de voluntad apasionada e inteligencia racional. Pero esto no se entiende como dualismo alguno, pues en las diferentes pluralidades constitutivas del hombre prima su unidad.

La libertad humana se desarrolla con las buenas pasiones y la razón orientada a la verdad. Gracias a esto, su libertad va más allá del plano físico o de una superficial gama de decisiones. La misteriosa libertad humana, aunque limitada, apunta a orientar el propio destino vital, el sentido global de la existencia.

Ahora bien, por más entreveradas que se hallen, las nociones de “razón” y “pasión” se distinguen. Hagamos, pues, las distinciones y clarificaciones conceptuales pertinentes. Sólo así estaremos en disposición de razonar bien nuestras pasiones y apasionarnos debidamente con nuestra razón.

II) Los campos conceptuales de la pasión y la inteligencia

2.1) El entendimiento: inteligencia, razón, mente y fe.

Muchas son las definiciones aportadas sobre estos campos conceptuales, aunque bastantes de ellas convergen o equivalen en mayor o menor medida. Sin pretender dar una respuesta definitiva, y con la brevedad de esta presentación, propongo las siguientes definiciones. Así, al menos tendremos un claro punto de partida para ulteriores correcciones o mejoras conceptuales y para entendernos, sabiendo de qué estamos hablando.

Abordemos primero la más elemental serie de conceptos vinculados con alguna forma de entendimiento, entre los que descuella el de “inteligencia”. Como acción, el entendimiento constituye la apertura cognoscitiva a la realidad. En mayor o menor medida, el entendimiento logra una captación ordenada de algo real. Todo entendimiento limitado implica una interpretación, una captación en perspectiva. El entendimiento puede ser intelectual (universal y de amplia causalidad) o bien meramente empírico, particular y casuístico.

La inteligencia consiste en el conocimiento universal y orgánico. Transciende la concreción espaciotemporal de la materia. Por ello, es propiamente espiritual, si bien en el hombre se halla fuertemente ligada a bases neuronales y a la interacción social corporal.

La razón es la característica inteligencia verbal y psicosomática del hombre. Funciona procesualmente estableciendo analogías o proporciones y metáforas. Parte de la concreción sensorial hasta alcanzar las más elevadas abstracciones universales. La racionalidad posee unas potencialidades inmensas, pero a la vez se expone a continuos y errores hasta en lo más básico. No suele avanzar por evidencias, sino que se desarrolla paulatinamente infiriendo por inducción o por deducción según la armonía de la proporcionalidad (“ratio”). A partir de una serie lógica de aprehensiones particulares alcanza una progresiva comprehensión o visión global.

La mente constituye el enfoque cognoscitivo de un sujeto en un presente dado. Normalmente implica una composición de ideas en torno a un objeto seleccionado. Al entender, la mente puede elevarse intelectualmente y por analogía en grados diversos, o bien quedarse en una concreción inmediata.

La inteligencia se ha de ir desarrollando en el hombre, que es un ser multipotencial y psicosomático. La racionalidad, específicamente humana, crece o decrece con la buena o la mala educación. En cambio, en un espíritu puro la inteligencia está actualizada hasta el máximo que le corresponda. Por su parte, la mente cabe atribuirse también a los animales superiores. Podemos hablar de la mente de Dios, de un ángel, de un humano o de un primate.

El conocimiento racional busca certezas, pero su capacidad autocrítica no le permite descansar en fáciles seguridades, sobre todo al cabo de todo nuestro periplo histórico de autocorrecciones. Las más de las veces el conocer racional es aproximado y fiducial. No existe, pues, esa pretendida contraposición radical entre lo que se llama “fe” y lo que se dice “razón”. No pueden oponerse, porque ni están en el mismo plano conceptual la fe, un habitual acto o estado epistémico y decisional de las mentes racionales, y la razón, la específica y natural capacidad cognoscitiva e intelectual de la mente humana. En realidad, son realidades compenetradas. La razón es fiducial: cuanto menos confía en sí misma y en sus principios. Y la fe, acto o estado intelectual-volitivo propio del ser humano, requiere algún grado de racionalidad. De lo contrario, merece otro nombre y consideración: superstición, capricho, arbitrariedad u obsesión. Todo acto de fe, ya sea religiosa o profana, es racional. Y todos los actos racionales, al menos los de cierta envergadura y complejidad, comportan una confianza. La fe es racional, y la razón, fiducial. Lo evitable por su unilateralidad es cualquier extremismo racionalista o fideísta. En el fondo, el fideísmo es irracional y el racionalismo resulta insostenible y arbitrario. Por más que se proclamen, no existen ni la razón pura ni la fe aislada.

La diferencia conceptual entre fe y razón no las hace excluirse, como si toda fe fuera irracional y toda razón fuese desconfiada e insegura. Los actos de razón son propios de la inteligencia, de sus intentos de conocer universalmente. En cambio, los actos de fe, amén de racionales, son de nuestra voluntad libre, la cual opta y se adhiere a algo, aun no estando intelectualmente probado. Basta que no esté reprobado y que haya alguna razonable verosimilitud. La libertad es cuestión de fe. Y la fe es cuestión de libertad, de perspectiva e interpretación. Sin fe no habría libertad, sino sólo una disciplinada obediencia al cálculo objetivo. En cualquier caso, la voluntad en sus libres adhesiones no tiene por qué quedar al margen de la razón. Tanto el voluntarismo (o su variante fideísta) como el racionalismo son una ficción académica. De hecho, la fe es un libre acto de voluntad iluminado por la razón. Es una opción (voluntaria) racional. En la práctica, la fe incluye una dimensión racional. Y es específicamente humana. No hay fe sin humanidad, ni humanidad sin fe.

Por hablar en positivo, consideremos que la común y más alta vocación de los actos más racionales y más volitivos, del gran pensar y del gran querer, es la sabiduría. La sabiduría es el objeto propio de la filosofía (con la teología). De él las demás disciplinas sólo pueden participar secundariamente. Y es el nivel más alto y denso de verdad, así como el objeto de deseo o querer más noble. Vivida a fondo, la sabiduría es, junto al amor, la virtud más elevada. El conocer más hondo y el sentimiento más noble confluyen catapultando nuestra virtud.

2.2) La voluntad: sentimiento, emoción, pasión e instinto.

En su intimidad espiritual el ser humano es no sólo conocimiento o razón, sino que es también querer, deseo, conmoción, esto es, voluntad. La voluntad humana es la facultad apetitiva y autodeterminativa de la psiquis. En ella caben sentimientos, emociones y pasiones. De ser positivos estos movimientos o estados volitivos, son de afecto; y, de ser negativos, son de desafecto. En cualquier caso, aunque veamos sus interrelaciones y confluencias, no podemos confundir todo en una sola de estas categorías de la volición. Así hace, por ejemplo, la psicología anglosajona más divulgada (como la llamada “psicología positiva”), la cual suele reducir todo a emociones.

Aunque las fronteras reales entre estos movimientos del espíritu son movedizas, podemos distinguirlos a continuación. Un mismo tipo de acto volitivo puede concretarse sucesivamente como sentimiento, pasión o emoción, e incluso de dos o tres de tales formas a la vez. En un momento dado, podemos experimentar un sentimiento apasionado y emocionalmente manifiesto. Por ejemplo, el sentimiento más noble, el amoroso, también puede adoptar fases de intensidad pasional y dar lugar a súbitas emociones. Con todo, el amor es propia y básicamente un sentimiento.

El sentimiento consiste en un estado profundo y mantenido de la voluntad a favor o en contra de algo. Admite diversos grados de afectación, pero en principio implica cierta hondura y estabilidad. Junto con nuestras ideas o perspectivas más básicas, los sentimientos conforman nuestras actitudes y las más sólidas motivaciones.

Diversamente, la emoción representa una súbita modificación del aprecio o desprecio hacia algo. Conlleva una conmoción somática. Dada la gran agitación que le es propia, su duración tiende a ser breve.

La pasión se caracteriza por su intensidad y consistencia de entusiasmo o enfrentamiento respecto de algo. La pasión es intensa, como la emoción, pero más sostenida en el tiempo y más arraigada, aun sin llegar a la hondura del sentimiento. La pasión nos convulsiona como una emoción, pero con cierta estabilidad. Puede trocarse en sentimiento, que es el estado volitivo más duradero. El padecer definitorio de la pasión subraya la honda receptividad volitiva del hombre.

Previo a la voluntad en sí misma, actúa sobre ella el instinto o impulso netamente somático que automatiza la satisfacción de necesidades básicas. El instinto no forma parte de los actos de

voluntad, como el sentimiento, la pasión y la emoción, pero comparte con éstos el ser un directo agente motivador.

La razón, en tanto esté bien entrenada, procura mostrar las opciones reales o realizables. Pero la razón no mueve la voluntad por sí sola y de modo perdurable, a menos que se impulse desde la directa palanca del sentimiento, la pasión o la emoción o del instinto. No obstante, la razón también puede interponer su veto a los inmediatos deseos de la voluntad o del instinto.

2.3) Somos raciopasionales y como tales nos educamos

Revisados los principales conceptos intelectuales y volitivos, podemos declarar con pleno sentido que los humanos somos raciovolitivos y psicosomáticos. En algunas fases iniciales de la vida o en virtud de ciertos accidentes, puede quedar dilatado o suspendido el ejercicio de la racionalidad. No obstante, en condiciones normales somos racionales o tendemos a serlo, aun con toda la consabida fragilidad humana. De cualquier forma, no existe ni la razón pura ni el puro sentimiento, si bien en ciertos actos predomine o se destaque mucho el aspecto volitivo o el racional.

Conviene recalcar la unidad raciopasional o raciovolitiva, inserta en la unitaria psicosomaticidad del hombre. La ilustra bien la raíz ya presente en el término latino “sentio” (sensi, sensum). En esta raíz y en sus términos derivados (sentencia, asentimiento, sentimiento, sensación, sensibilidad, sentido, etc.) queda patente la unidad conceptual originaria desde la que se despliega una vertiente sensorial, otra intelectual, otra volitiva y otra mixta racional-volitiva.

Tanto en su aspecto intelectual como en el volitivo todo ser humano puede y debe desarrollar lo mejor de sí mismo: ha de educarse. Hoy se insiste casi unilateralmente en desarrollar la inteligencia, pero apenas se cuida la voluntad en toda su amplitud y hondura. Como mucho, en contadas ocasiones y de modo parcial, se invoca o se proyecta una educación sexual-afectiva o de la inteligencia emocional. De aquí, las hornadas de generaciones carentes de fuerza de voluntad para lo duro, lo comprometido y lo sacrificado de la vida. Algunos apelan a reintroducir una cultura y una educación del esfuerzo. Pero ni siquiera éstos se atreven a recuperar la dimensión sacrificial u oblativa de la existencia humana y de la educación. Su revalorización no tiene por qué confundirse con rigorismos de nuestro pasado o con los aún vigentes en países asiáticos de Extremo Oriente. Hemos de educar tanto la inteligencia como la voluntad en todas sus facetas y mutua compenetración. Si no cultivamos bien una, no cultivaremos debidamente la otra. Una racionalidad educada conlleva una pasión vital bien encauzada, y viceversa.

Para educarnos de verdad, es básico distinguir la educación respecto de lo que es mera formación o mera instrucción. La educación es el arte vital de la mejora global o central de nuestras personas, todas ellas raciovolitivas y psicosomáticas. La formación se dirige a temáticas especializadas y a lo intelectual de nosotros, a que sepamos de algo dentro de un área especializada teórica o práctica. La instrucción o adiestramiento es de objetivos más restringidos y puramente aplicativos, limitándose a orientar la voluntad en muy precisos procedimientos. Sin abandonar la formación y las instrucciones, nosotros abogamos por la prioridad y la autenticidad de la educación, cuyo eje es sapiencial y por tanto filosófico. El núcleo vertebrador y la base de la educación en toda su entraña raciovolitiva es la filosofía, la búsqueda sincera de la sabiduría. Ésta comporta una base ontológico-epistémica y cosmológica, una entraña ético-antropológica y estética, y una apertura a la infinitud de la teología.

III) La armonía raciopasional y su transcendencia

Necesitamos discernimiento sobre las pasiones y las razones verdaderas, buenas y bellas, con su respectiva coherencia. Toda la educación, más allá de meros tramos formativos o instructivos, apunta a capacitarnos para tan capital discernimiento vital, que ha de ser nuestra guía en la decisión y la acción.

Más allá de las enfermedades tipificadas por la psicología clínica y la psiquiatría verdaderamente científicas, todos podemos estar más o menos alterados o desequilibrados en nuestra racionalidad y nuestras pasiones, es decir, en el manejo de nuestra libertad. El núcleo de nuestra problemática raciopasional es moral. Entraña la orientación de nuestra profunda libertad, que es precisamente raciovolitiva. Incluso nuestra inteligencia no acierta muchas veces, porque cobardemente no deseamos la verdad con todas sus consecuencias. Por ello, el núcleo de la educación es moral. Debe habilitar para el discernimiento y la voluntad morales. Esto contrasta vergonzosamente con la ínfima consideración que la ética y la teología moral reciben en los planes de estudio. Carecemos de dignos planes de estudios, de un sistema educativo digno de tal nombre, así como del suficiente número de maestros, profesores e intelectuales con la debida preparación y entrega para orientar sabiamente y dar ejemplo de vida moral elevada y apasionante. La disolución o ruptura de tantas familias, que son la fuente primera de educación, limita drásticamente la educación raciovolitiva.

Y, al abordar los desórdenes raciopasionales en su núcleo moral, no caigamos en el tabú de evitar hablar de “pecado”, aunque algunos prefieran no reconocerle su primordial dimensión antidivina. En todo caso, somos pecadores, porque somos libres y, como tales, podemos malograr nuestra libertad, al menos temporalmente. Negar el pecado o la inmoralidad es negar nuestra gran libertad y su consiguiente responsabilidad. Somos pecadores, porque, aun siendo humanos, constantemente desfiguramos nuestra humanidad. Al pecar, nos deshumanizamos y esclavizamos. Básicamente, el pecado no es más que la renuncia al bien liberador, que sólo se da en el altruismo, en la generosidad como forma de vida. Todos erramos y pecamos, perdiendo la armonía interior. Pero, si nos abandonamos en la inmoralidad o pecado, es decir, en la absolutización de lo relativo y, consiguientemente, en el egoísmo y la animalidad, corrompemos la nobleza de nuestra vocación racional a conocer y compartir altas verdades y a disfrutar de las más gozosas pasiones, cumbre de los más dignos sentimientos.

Armonizar nuestra raciopasionalidad no sólo es asunto individual. Es armonizar las familias, el conjunto de cada sociedad y la convivencia intercultural. Particular mención merece a este respecto la necesaria reconducción que en muchos casos requiere el entendimiento entre varón y mujer en el hogar y fuera del hogar, y entre culturas muy diversas o con intereses distantes. No se puede asignar tendencias de mayor racionalidad o pasionalidad a uno de los géneros o a una cultura frente a otra. Toda persona humana, masculina o femenina y de cualesquier cultura, reúne en sí un gran potencial tanto racional como volitivo. Que lo desarrolle o lo exprese de un modo u otro, depende de su particular itinerario biográfico o histórico. No obstante, no podemos reducir todo a lo contingente de la divergencia cultural o histórica. Siendo esencialmente iguales como personas humanas y en dignidad, varón y mujer poseen notas o tendencias diferenciadoras universales más allá de lo físico. Por ellas, varón y mujer son complementarios psíquica y espiritualmente, en su razonar y su sentir pasional.

Pese a todas las dificultades, siempre es posible reconciliar nuestras pasiones, si discernimos las edificantes, y nuestras razones, si avalamos las verdaderas. Lo que de momento pudiera parecer un choque entre la razón y la pasión, o, como suele decirse, entre el cerebro y el corazón, puede mutarse en una sinergia o colaboración que unifica las mejores capacidades humanas. Sin embargo, los más afamados filósofos con frecuencia no han llegado a perfilar bien este equilibrio. Mucho se ha oscilado hacia el intelectualismo, el racionalismo, el idealismo o bien hacia alguna forma de voluntarismo. Nuestro Ortega con su raciovitalismo es un ejemplo contemporáneo de búsqueda de tan esencial equilibrio. Sin embargo, en lo tocante al “vitalismo” su fórmula no deja de ser ambigua y no se refiere propiamente al ámbito volitivo y pasional. Con su idea de la razón poética María Zambrano se acerca más, si bien su noción de “poesía” no abarca todo lo implicado en la voluntad y la pasión.

La mejor propuesta que conozco de integración entre pasión e inteligencia, es precisamente la que más millones de personas siguen milenariamente en el mundo como “filosofía de vida”, sabiduría o guía vital. Es también la que más ha conformado nuestra civilización intercontinental: la que parte de Jesús de Nazaret. Este judío de hace dos milenios es presentado por sus fieles, los teólogos y el arte correspondientes como el Logos eterno. Y es patente que su proyección en la historia ha humanizado y ha impulsado sobremanera las artes y las ciencias. Al mismo tiempo viene conmemorado una vez al año por su estremecedora Pasión, como vemos en las celebraciones de Semana Santa. Jesús el Cristo es el ejemplo sumo de unidad de Logos y Pathos, de Palabra inteligente y de Pasión máximas e inspiradoras. El seguimiento confesional de este modelo es una cuestión muy personal. Pero es clara la belleza de cómo la cristología conjuga el amor como absoluto (“Dios es amor”) y la verdad con toda su lógica eterna (Jesús es el Logos eterno encarnado, cercano).

Esto se vive al máximo en la mística, en la cristiana y, por analogía, en otras tradiciones religiosas maduras. Así es, porque la mística es no sólo pasión o emoción desbordada. La lectura de los místicos auténticos muestra no sólo un inmenso corazón poético, sino también una inteligencia amplia y profundísima y un gran conocimiento de sí y de la condición humana. Los místicos son maestros de la humana condición raciopasional.

De todos modos, nunca renunciaremos al protagonismo de la filosofía, sobre todo al tratar de pasión y razón, de su educación y de la armonía entre ambas. De hecho, la filosofía es justamente la pasión por la razón, en tanto se define como amor por la sabiduría. La filosofía es la gran pasión por la máxima racionalidad. El amor filosófico por la verdad sapiencial es apasionado, aunque se pueda expresar con discreción. Y no se conforma con racionalidades medianas o sectoriales, sino que busca incansable una racionalidad global y de máximo calado. Sin pasión ni razón profunda no hay filosofía. Tal vez por ello los filósofos hoy escasean incluso en las facultades de filosofía, tal como escasea la misma humanidad en medio de las muchedumbres humanas.

La armonía raciopasional asciende en tanto intelectual y volitivamente sentimos cada vez mejor la realidad, con todo su orden y belleza, con todo su sentido, que da sentido a nuestras vidas. Esto es lo que se ha de sentir con pasión y comprender con honda razón: el sentido de la vida humana, siempre filosófico o sapiencial. Si no se bloquea, este elevado sentido nos lleva a transcender lo inmediato y superficial, a ir más allá de lo meramente contingente, humano y terreno, con todas sus miserias. Nos conduce hacia lo único que puede poseer valor absoluto y eterno: el amor, con toda su absolutez y transcendencia.

Comprendemos las razones de la pasión a fin de lograr que nuestra pasión sea racional, por paradójico que esto parezca. Pero es que lo más sorprendente y genuino de la humanidad es su condición de búsqueda de equilibrios paradójicos. Éstos empiezan por su materialidad espiritual. Siguen por su gran pasión tan racionalizable, y por su carácter terreno, relativo, inmanente y perecedero conjugable con su impulso transcendente hacia el eterno Absoluto. Incluso entre los que pretenden negarle, en el fondo el Absoluto constituye la mayor pasión humana y el principal objeto de búsqueda racional.

Visto 1664 veces Modificado por última vez en Viernes, 11 Abril 2014 17:24
Inicia sesión para enviar comentarios