Todos merecen estar protegidos.

Documentos | Síguenos:    facebook    RSS

Lunes, 15 Julio 2013 21:01

No es recomendable el concurso de acreedores para las personas físicas.

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

            La vigente  ley Concursal permite que también las personas físicas deudoras  puedan solicitar la declaración del concurso de acreedores. Es decir, no es preciso que el deudor sea una persona jurídica para poder iniciar  el procedimiento judicial de concurso de acreedores.

            Permite igualmente la declaración del concurso de la herencia mientras no haya sido aceptada pura y simplemente.

 

            La solicitud la puede instar el propio deudor o cualquiera de sus acreedores. Si la solicita el deudor deberá  justificar su endeudamiento y estado de insolvencia, que podría ser inminente o actual.

            Pero lo que nos interesa destacar en este breve comentario es que para nada resulta ventajoso ni atractivo la solución del concurso para las personas físicas profesionales, por las siguientes razones.

            Por la complejidad y dilación del procedimiento judicial, en el que las partes se ven sujetos a un proceso laborioso y demasiado burocrático.

            Por el alto coste económico que acarrea. No sólo porque precisa de Abogado y Procurador, sino también la administración concursal, que deberán administrar y controlar tantos los ingresos como los gastos del concursado y  deberán  cobrar sus honorarios  y retribución con cargo a los bienes del deudor conforme a sus aranceles, lo que sin duda alguna deja mermado aún más el patrimonio del deudor.

            El concursado queda sujeto en todas sus acciones a la tutela y decisión del administrador concursal de tal manera que no podrá realizar compras ni hacer uso de tarjetas de créditos sino con la autorización del administrador.

            Y lo que consideramos más importante es que NO queda limitada la eficacia del artículo 1911 del Código Civil en lo que a la responsabilidad patrimonial universal se refiere  y en consecuencia las personas físicas concursadas una vez finalizado el procedimiento concursal continúan respondiendo con todo su patrimonio, presente y futuro, de las deudas subsistentes.

            Es base a todo lo anterior, se considera más conveniente acudir a la negociación extrajudicial con todos y cada uno de los acreedores para poder de esta manera continuar con la actividad empresarial sin incurrir en más gastos de los que ya tiene el deudor y además con la sombra del administrador concursal que ralentizará sin duda todas sus decisiones empresarial.

Visto 1703 veces Modificado por última vez en Lunes, 15 Julio 2013 21:13
Inicia sesión para enviar comentarios